Despedimos a nuestra Presidente Honoraria Sra. Nelly Arrieta de Blaquier

Amigos del Bellas Artes despide con pesar a su querida Presidente Honoraria.

Nelly Arrieta de Blaquier presidió la Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes entre los años 1977 y 2011. Hasta el día de su fallecimiento, acaecido hoy en la Ciudad de Buenos Aires, se desempeñó como Presidente Honoraria.

A lo largo de una inolvidable gestión, la institución creció de manera sostenida gracias a su acción firme y decidida en favor del sostenimiento y expansión del Museo Nacional de Bellas Artes.

Su trabajo a favor de las obras de ampliación y remodelación del más importante museo de arte de América del Sur, en distintas etapas, le valieron en más de una oportunidad reconocimiento nacional por las sucesivas donaciones efectuadas.

Algunos hitos en lo referido a la recaudación de fondos, todas ideas en su momento muy innovadoras, fueron los veintiocho desfiles de Gino Bogani, entre 1979 y 1992; las doce ediciones de la Feria de Anticuarios, entre 1985 y 1997, la Feria del Sol, entre 1993 y 2000 y las ya legendarias fiestas temáticas anuales.

Entusiasta, activa, abierta e inspiradora, su espíritu de mecenas excedió el campo de la cultura para entregarse con igual generosidad a variadas formas de participación en el campo de la medicina, la educación y la ayuda social.

A continuación recordamos algunas de sus palabras que reflejan su más íntimo sentir:

“Con la Asociación somos casi mellizas, nacimos el mismo año, con pocos días de diferencia”, le gustaba recordar. El pasado miércoles 11 de noviembre había cumplido 89 años.

“Mi trabajo de tantos años en la Asociación Amigos del Museo fue parte de mi convicción de la importancia de educar a través del arte y la cultura en el sentido más amplio”.

“Siento un profundo amor por la Argentina. Quiero a mi país y he tratado de representarlo de la mejor manera, personalmente o apoyando a quienes contribuyen a que la Argentina se destaque en el mundo”, reconoció más de una vez.

“La mía es una historia de realizaciones que ha exigido, además de recursos, muchísimo trabajo. Mis armas son la búsqueda de la excelencia y el placer de hacer lo que hago porque la vida nos exige una contribución y depende de cada uno de nosotros descubrir en qué consiste”.

La Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes lamenta la pérdida de quien fue su mayor inspiradora y acompaña a su familia en este doloroso momento.


Top